Translate

viernes, 22 de marzo de 2013

El barrio se echa a la calle



Con los tiempos que corren, son muchas las personas que se echan a la calle a reivindicar sus derechos. La marea blanca en representación de los sanitarios y ciudadanos reivindicando una sanidad pública y gratuita u otros muchos colectivos que intentan hacerse oír.

Los vecinos del barrio tuvieron que pelear mucho a finales de los 70 para llegar a ver el barrio que conocemos hoy en dia, asi lo recogía el diario el Pais el 13 de Julio de 1979:

Varias familias del barrio de San Pascual, en la zona de Ventas, desalojaron ayer sus casas para pasar a habitar unas viviendas prefabricadas cedidas por el Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo, con el fin de derribar los viejos edificios.El propósito del MOPU es urbanizar los terrenos y construir nuevas viviendas, parte de las cuales serían ocupadas definitivamente por los ayer desalojados.
Según manifestaciones de los vecinos, el problema de sus viviendas lo vienen arrastrando desde hace veinte años, aunque solamente en los últimos meses se comenzó a resolver su situación. Esperan, por otra parte, que también se cumplan las promesas de su paso a las viviendas definitivas dentro de dos años.
El barrio de San Pascual marcó un precedente en los primeros años de convivencia en los nuevos pisos. El cambio de las casa bajas a los nuevos pisos, sobre todo los conocidos como Manzanas G, H y P no fue todo lo fácil que pudo parecer. Fueron muchas las reivindicaciones y manifestaciones por parte de los vecinos para llegar a tener la seguridad y los servicios que un barrio nuevo debía de proporcionar.

Manzanas G, H y P del barrio San Pascual

 Cabe destacar aquella vez que varios centenares de vecinos, como recoge el diario El País en su edición del 24 de Noviembre de 1984, cortaron el tráfico que discurría por la Avenida de Badajoz en la confluencia con la calle Salvador de Madariaga, para reivindicar la falta de alumbrado en el barrio. Esto se traducía en un mayor aumento de robos y asaltos a vecinos, locales comerciales y vehículos particulares.
Las administraciones, la constructora (Visomsa) y la compañía eléctrica no llegaban a un consenso y esto terminaba repercutiendo en los vecinos del barrio. Tal fue la repercusión de los altercados que en uno de los paros de tráfico, un vehículo de grupo K (camuflado) de la policía nacional tuvo que intervenir.
También recuerdo como los vecinos cortaban el tráfico del cruce de las calles Verdaguer y García y Virgen de África ya que en dicha intersección, por falta de señalización, eran frecuentes los accidentes de tráfico. Con el tiempo dicha intersección mejoró en su señalización y disposición con lo que se terminó resolviendo el problema.

Ricardo Aroca, arquitecto de las manzanas G, H y P.

Ricardo Aroca, arquitecto de las manzanas G, H y P donde reubicaron a los vecinos de los barrio de San Pascual y la Alegría, acaba de presentar su libro “Historia secreta de Madrid”. En él, además de analizar edificios emblemáticos y lugares de interés hace mención de la remodelación del barrio de San Pascual y de cómo sus vecinos (sobre todo mujeres ya que muchos hombres se encontraban trabajando) salían a la calle a defender sus derechos.


No cabe duda que nuestro barrio es un claro ejemplo de que la unión hace la fuerza y que nunca hay que desistir a la hora de luchar por lo que se considera justo.

Fuentes:

Grupo en facebook del barrio de San Pascual de Madrid